Los tamboriteros de Sorolla

Os dejo un artículo sobre otro cuadro en el que aparece un tamboritero. Lo escribí el año pasado para El Faro Astorgano.

En el Museo del Prado se puede contemplar hasta el día 6 de septiembre de este año (2009) la colección “Visión de España” del pintor español Joaquín Sorolla y Bastida. Esta colección se expone por primera vez en España dado que su ubicación habitual es, desde 1919, la Hispanic Society of America de Nueva York. Se trata de una serie de murales al óleo de 3’5 m. de altura y longitud variable en los que Sorolla plasmó “visiones” de la España de la época, realizado un profundo trabajo etnográfico de gran resultado artístico. Y es que Sorolla pasó los últimos años de su vida viajando por la península buscando lo más representativo de cada región para su obra.

Dentro de la colección nos llama la atención el mural titulado “Castilla: La fiesta del Pan” en el que encontramos retratados a dos figuras imprescindibles del folclore; dos tamboriteros, uno maragato y otro charro, representativos de la Región Leonesa. El mural de 3’51 x 13’92 m se presenta como la escena de una romería, pendones incluidos, con una ciudad amurallada de fondo y unos montes nevados en la lejanía, que bien podrían ser Astorga y su imponente Teleno, aunque otros suponen que se trate de una insinuación de Ávila.

El tamboritero maragato de Sorolla aparece en la esquina inferior izquierda del mural y debido a las dimensiones del cuadro está representado a tamaño natural. El pintor reflejó al milímetro cada detalle de la rica vestimenta del tamboritero maragato; su chaleco y su cinto bordado con emborlas de cimpánpanos, las ligas o agujetas. Incluso el detalle de los trazos nos permiten diferenciar el cordón que cierra la almilla o jubón de estameña. Sorolla también se detiene en los detalles de los instrumentos. La flauta aparece con sus ricos torneados y por su color amarillo podríamos decir que se trata de una flauta de madera de boj, muy apreciada, junto con la madera de urz nigral, por los tamboriteros y artesanos.

El tamborín es el típico maragato. Presenta aros de acero y el sistema de tensado es por medio de cuerda de pita y abrazaderas de cuero. La caja del tamborín aparece pintada de verde. La misma pintura verde con la que se pintan las puertas de las casonas maragatas de Castrillo de los Polvazares, y es que es que éste era un método de conservar la madera hasta la aparición de los modernos barnices.

Junto al tamboritero maragato aparece en segundo plano y algo oculta por éste una maragata que porta una bandeja con la rosca de bodas. Si Sorolla esmeró sus trazos en el maragato, con la maragata tampoco se quedó atrás. Aparece, la maragata, adornada con ricos relicarios, collaradas y grandes pendientes. Pero su vestimenta también destaca. Llama la atención en ella su rodo o manteo blanco, que hace ya mucho tiempo se dejó de vestir en Maragatería, y el mandil negro sin bordar. También sorprende la manera de llevar el pañuelo de casada en la cabeza que poco tiene que ver a como se lleva actualmente.

Esta maragata recuerda mucho a la fotografiada en 1877 en Madrid con motivo de la boda de Alfonso XII y María de las Mercedes, de la que tantos grabados antiguos se han realizado. Y es que no es de extrañar puesto que Sorolla muchas veces pintaba a partir de fotografías que el mismo adquiría, aunque seguramente visitó nuestra querida Maragatería en sus largos viajes para captar todos los colores y detalles.

David Andrés Fernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: