EL SISTEMA MÁS EXTRANO DEL MUNDO (III y fin)

Amigos lunáticos:

Sin comentarios

Ahora que ya conocemos un poco más el sistema americano podemos intentar entender lo que piensan los americanos de él. En general las opiniones os parecerán un poco contradictorias pero bueno ya sabéis es otro continente y eso…

También vamos a hablar un poco de la reforma de Obama que los republicanos han bautizado como “Obamacare” y han demonizado hasta el extremo. Muchas las imágenes del post, como esta tan bonita de la derecha, están obtenidas en páginas anti-Obamacare. La verdad es que la reforma puede ser mejor o peor pero lo que se ha llegado a decir de ella en EE.UU. está fuera de toda lógica.

En primer lugar tenéis que pensar que la mayoría de los ciudadanos de Estados Unidos tienen una idea inamovible que es: “tenemos la mejor sanidad del mundo”. Cuando hablan de sanidad se refieren a los médicos, hospitales y equipamiento aunque no tengan acceso a nada de eso.

Según una encuesta publicada por la CNN en marzo del 2009 el 80% de los encuestados estaban contentos con su cobertura sanitaria pero el 48% cree que paga demasiado por ella. Peor es cuando se les pregunta por lo que cuesta al Estado la sanidad, entonces sólo el 25% está satisfecho. El problema con el público americano que tiene seguro  médico es que cree que cualquier reforma que se emprenda intentará implantar un sistema “europeo” de salud y que por tanto ellos perderán sus seguros privados y tendrán que ir a peores hospitales, con peores médicos y sin equipamiento. Cuando ese 75% se queja de lo que gasta el Estado está pidiendo que se reforme el sistema pero que se haga de tal forma que ellos no cambien su seguro ni paguen más.

Existe además un sentimiento bastante extendido entre la población de que no es responsabilidad del gobierno garantizarle a nadie la atención sanitaria. Hace un par de semanas escuché en la radio a un hombre que afirmaba que tal responsabilidad no existía ya que se había leído la Constitución (de 1779 no nos olvidemos) y allí no ponía nada de eso… en fin. Aquí tenéis una encuesta de Gallup en la que preguntaba eso mismo y la tenéis desglosada por partidos, como veis hay una gran diferencia de opinión entre unos y otros:

Encuesta sobre la responsabilidad del gobierno en la atención sanitaria dividida por partidos

Con todas estas contradicciones no es extraño que el debate de la reforma sanitaria haya sido la piedra en la que tantas administraciones han tropezado. Obama hace un par de semanas decía que 7 presidentes habían intentado esta reforma y ninguno pudo hacerla. En la siguiente gráfica están los problemas más destacados por los ciudadanos americanos a lo largo de la última década, la reforma sanitaria preocupa poco o nada durante toda la década y sólo a partir de 2009 empieza a levantar.

Los problemas más importantes para los americanos a lo largo de la década

Con todo ello se puede concluir sin demasiado esfuerzo que el problema de la sanidad en EE.UU. es enorme, no le importa a casi nadie y se haga lo que se haga a la mayoría de la gente le parecerá mal, es decir, es el asunto perfecto para que un político no le haga el menor caso. No obstante, Obama se empeñó en proponer una reforma y parece que al final, aunque sea por los pelos y con recortes, ha ganado.

En un principio la reforma proponía básicamente lo siguiente:

  • Establecer un “seguro público” que compitiese con los privados y fuese asequible mediante rebajas fiscales y mecanismos de ese estilo a todos los trabajadores de bajos ingresos.
  • Ofrecer más garantías a los asegurados dificultando la posibilidad de que tu seguro pueda “finalizar” la póliza alegando que tienes una enfermedad demasiado grave o que ya la tenías antes y les has engañado.
  • Extender el programa de MedicAid de tal forma que nadie quede sin cobertura.
  • Intentar una reforma que haga más eficiente el funcionamiento de la sanidad para conseguir un mayor ahorro.

Los puntos más importantes eran establecer un seguro público y dejar escrito que la cobertura sanitaria universal es un derecho. Desgraciadamente ninguna de los dos se ha cumplido totalmente, el seguro público murió antes de nacer y el segundo se ha reconocido parcialmente. El seguro público fue comparado con un estado comunista y totalitario y se dijo que el estado acabaría formando comités (“death panels”) para decidir si se “desenchufaba” o no a la abuela (“unplug  grandma“)…

Otra sutil alegoría de los republicanos

La reforma que se ha conseguido limita las maniobras de las aseguradoras y extiende la protección sanitaria a todo el mundo pero no como un derecho reconocido si a través de distintos mecanismos:

  • Si estás contratado se supone que las nuevas ventajas fiscales que se le ofrecerán a tu jefe le hará que sea más sencillo asegurarte
  • Si no estás contratado pero tienes un trabajo y ganas dinero tendrás que contratarte un seguro, habrá ayudas y descuentos. Si no lo haces te acabarán multando… en fin
  • Para el resto se crearán distintas fórmulas de forma que tengas algún tipo de cobertura

Tened en cuenta que esta gente que accede ahora al sistema sanitario no va a tener una cobertura “española” si no que entrará con paquetes básicos de las diferentes aseguradoras o a programas tipo MedicAid del que ya hablamos en en el post nº2. Es decir, la sanidad de la que van a disfrutar es muy limitada y tiene muy poca calidad pero teniendo en cuenta que hasta este momento no habían tenido nada esto es una auténtica revolución.

Revolución, esa es la palabra de la que hablan los republicanos, revolución socialista.

Curiosamente la aprobación de la ley le ha costado a Obama gran parte de su popularidad y muchos analistas políticos están convencidos de que si no es capaz de convencer a la gente antes de noviembre (elecciones al Congreso) de que la reforma es buena para ellos le costará unos cuantos congresistas. Los más beneficiados al final han sido, como no, las aseguradoras que gracias a haber evitado la creación de un seguro público se ha hecho con 36 millones de nuevos clientes caídos del cielo. En el partido demócrata lo dan por bueno pensando que este puede ser el primer paso a un sistema de salud público masivo. Ya veremos si esta imagen es el principio de algo mayor o una rareza histórica.

Obama firma la ley de reforma sanitaria

Obama firma la ley de reforma sanitaria

J. Pellitero

Más información:
Encuestas sobre numerosos asuntos de la sociedad americana: http://www.gallup.com/Home.aspx
Grupos ciudadanos que han adquirido una presencia muy importante durante este periodo:
Repúblicano: http://www.teapartypatriots.org/ (si no os gusta la ley podéis uniros a su requerimiento para derogarla, no dejéis de ver a sus fans de Facebook y sus fotos con un M-16)
Demócrata: http://www.coffeepartyusa.com/ (podéis apoyar la ley con una de sus encuestas)
Anuncios

One Response to EL SISTEMA MÁS EXTRANO DEL MUNDO (III y fin)

  1. Henry Moseley dice:

    Hola! Hace algunos años me descargué la película Sicko de Michael More, retrata como es el pésimo sistema de salud americano (o era?). Hay relatos de varias personas que no podian acceder a los seguros y tampoco comprar medicamentos, Michael los llevó a Canadá a recibir medicamentos a un costo bajo y a Cuba donde venden medicamentos genéricos al precio verdadero de los medicamentos que viene siendo hasta 1000 veces menos de lo que cobran las grandes farmacéuticas, se los recomiendo, salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: