WALLACE, EL HOMBRE QUE NO ERA DARWIN

Alfred Russel Wallace

Alfred Russel Wallace

Obviamente, Alfred Russel Wallace no era Charles Darwin, y aunque es probable que ese nombre no os suene de nada, no por ello tuvo menor relevancia e influencia que la de Darwin en la biología. Cierto es que ambos personajes tuvieron una trayectoria profesional e intelectual similar, pero solo Darwin pasaría a la historia, llevándose todo el mérito de las novedosas teorías evolutivas del siglo XIX.

Wallace fue naturalista, explorador, geógrafo, antropólogo y biólogo, y es principalmente conocido por ser el coautor olvidado de la teoría de la evolución de las especies por selección natural.

Nacido en Gales en 1823, cursó estudios de arquitectura y trabajó en sus primeros años como profesor e ingeniero geógrafo y arquitecto, auque en sus ratos libres se dedicaba principalmente a leer todos los libros que podía sobre su principal interés desde joven: la botánica y la historia natural. Es en esta época cuando pasan por sus manos publicaciones importantes como “Ensayos sobre el principio de la población” de Thomas Malthus, “El viaje del Beagle” de Darwin, “Principios de geología” de Charles Lyell o “Vestigios de la historia natural de la creación” de Robert Chambers.

Influenciado en gran modo por estos libros, en 1848 decidió entregarse por completo a su auténtica pasión, e inspirado por los relatos de famosos exploradores, Wallace partió a bordo del Mischief hacia Brasil.

Rana voladora de Wallace

Rana voladora de Wallace

En Sudamérica pasó cuatro años recolectando insectos y otros animales con su amigo Henry Bates. En este tiempo Wallace tuvo la oportunidad de poner en práctica todo lo que había leído y aprendido sobre evolución los años anteriores, especialmente esperaban encontrar evidencias de la transmutación de las especies, teoría evolutiva defendida años antes por Lamarck o Erasmus Darwin. Además, los especímenes que capturaban eran guardados o mandados al Reino Unido para su venta a coleccionistas.

En 1952 se embarcó de nuevo para regresar a Inglaterra. Durante el viaje se produjo un incendio que destruyó prácticamente todos los escritos y especímenes que Wallace llevaba consigo, siendo estos la mayoría de los que había recolectado durante su viaje. Solo pudo recuperar parte de su diario y algunos dibujos. A pesar de estas pérdidas, fue capaz de escribir seis ensayos y dos libros.

Tras una estancia en el Reino Unido de año y medio, Wallace se volvió a embarcar, esta vez en dirección al archipiélago malayo. De nuevo pretendía recolectar especímenes  para la investigación y la venta a coleccionistas. Durante su estancia en Asia llegó a recolectar unos 125.000 especímenes, entre los cuales había más de 1000 especies desconocidas hasta ese momento. Esta ingente aportación a la ciencia le valió posteriormente la medalla de oro de la Sociedad Geográfica de París.

Durante sus viajes por el archipiélago malayo, Wallace se dio cuenta de que la grandísima biodiversidad zoológica de aquellas tierras estaba claramente dividida por una línea imaginaria que separaba a dos grandes grupos: las especies de origen asiático continental, y las de origen australiano. Esta frontera zoogeográfica se denominó Línea de Wallace. Fue en este punto donde Wallace empezó a desarrollar su propia teoría de la evolución por medio de la selección natural, haciendo especial énfasis en la importancia de la geografía en la  aparición de nuevas especies. Wallace se convirtió así en el padre de la biogeografía.

Línea de Wallace

Línea de Wallace

El cambio de dirección que sufrieron sus ideas evolutivas llegaron a su desarrollo máximo estando enfermo en la cama. Mientras pensaba en lo que había leído en el libro de Malthus sobre el crecimiento de poblaciones humanas influido por frenos positivos como guerras o enfermedades, llegó a la conclusión de que podía aplicar esas mismas leyes sobre poblaciones de otros seres vivos, en donde se produce una gran destrucción de individuos para mantener el crecimiento de la población estable, y donde solo sobreviven los que están mejor adaptados. Este es su principio de selección natural, aunque él nunca lo llegó a llamar así.

Biogeografía

Biogeografía

Ya en 1857 Wallace había mandado varias cartas a Darwin explicándole algunas de sus nuevas ideas y teorías. A su vez, Darwin se da cuenta de que Wallace ha llegado a conclusiones similares a las suyas y está encantado con sus investigaciones sobre distribuciones geográficas, por lo que no duda en comunicárselo, diciéndole además que en esos momentos estaba trabajando en un una publicación que esperaba que saliera a la luz dos años más tarde. Es en 1858 cuando Wallace decide enviar a Darwin una copia de su ensayo Sobre la tendencia de las variedades a diferenciarse indefinidamente del tipo original. Viendo tal similitud entre su obra y la de Wallace, Darwin se vio forzado a terminar con rapidez su libro El origen de las especies, y en 1859 decide por fin publicarlo junto con el ensayo de Wallace ante la Sociedad Linneana de Londres, dejando claro que ambos son codescubridores de la teoría. Mientras tanto, Wallace aun siguió en Asia algunos años más. En 1862 regresó de nuevo al Reino Unido, se casó y tuvo tres hijos.

Aunque siempre se le reconoció como coautor de la teoría, no tuvo el éxito del que gozó Darwin, quedando siempre un paso por detrás de él. Aún así, Wallace y Darwin fueron buenos amigos, y éste le ayudó cuando atravesó problemas financieros. Durante el resto de su vida fue un destacado defensor de Darwin y la selección natural, escribiendo numerosos artículos sobre ese y otros temas. Wallace murió en 1913.

Actualmente se siguen utilizando en biología evolutiva los conceptos de Efecto Wallace y Linea de Wallace.

A. Mazaira

Bibliografía y más información:
http://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_Russel_Wallace
http://www.historiasdelaciencia.com/?p=305
Anuncios

3 Responses to WALLACE, EL HOMBRE QUE NO ERA DARWIN

  1. Pellitero dice:

    Buena idea la de hacerle un poco de justicia a Wallace, es el gran olvidado y no debería ser así.

  2. javimazaira dice:

    Estas pasadas navidades visité el Museo de Historia Natural de Madrid, en el que hay una gran exposición sobre Darwin, sus viajes, experiencias y sobre toda la influencia científica y social que causaron sus teorías.

    Recordé a este hombre mientras observaba la primera vitrina de la exposición (donde presentaban decenas de publicaciones del Origen de las Especies) y hasta que salí de allí no vi nada sobre Wallace.
    Me llamó mucho la atención, ya que si había escritos de otros autores muchísimo menos relevantes.

    Al menos viene en los libros de biología de 4º de la Eso y de filosofía de 1º de bach…

    Por cierto, a no ser que Wallace y Darwin vivieran 130 años hay alguna fecha incorrecta!

  3. Gracias Javi!! Ya está arreglado, tenía dos fechas cambiadas de siglo…es lo que tiene escribir a altas horas de la noche.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: